africa salvaje

Después de este acontecimiento, de cuatro a seis agrupaciones de animales, los llamados Estratos de Fauna Africana, se pueden distinguir. El aislamiento de África se había roto intermitentemente por discontinuas "rutas de filtro" que vinculaban a otros continentes con Gondwana (MadagascarAmérica del Sur, y tal vez India), pero sobre todo para Laurasia. Los intercambios con Gondwana eran raros y principalmente eran dispersiones "fuera de África", mientras que los intercambios con Laurasia eran numerosos y de manera bidireccional, aunque principalmente de asia hacia África. A pesar de estas conexiones, el aislamiento se tradujo en notables ausencias, falta de diversidad, y la aparición de endemismos en África. Madagascar se separó de África continental durante el desmembramiento de Gondwana a principios del periodo Cretácico; sin embargo, probablemente fue conectada con el continente nuevamente durante el periodo Eoceno.Un importante intercambio de fauna terrestre entre el norte de África y Europa comenzó aproximadamente 6,1 Ma, algunos 0,4 Myr antes del comienzo de la Crisis salina del Messiniense (por ejemplo, la introducción de Murinae, especies inmigrantes procedentes del sur de Asia)Durante el comienzo del periodo Terciario, África estaba cubierta por un inmenso bosque de hoja perenne habitado por fauna forestal endémica con mucho parecido a las especies del sur de Asia. En el periodo Plioceno, el clima se volvió seco y la mayor parte del bosque fue destruido; los animales del bosque se refugiaron en las islas forestales restantes. Asimismo, un amplio puente de tierra conectaba África con Asia, por lo tanto hubo una gran invasión de animales de la estepa hacia África. Al comienzo del periodo Pleistoceno, un periodo húmedo en el cual, gran parte del bosque fue renovado al tiempo que la fauna de pradera se dividió y se aisló, volviendo a la fauna del bosque habían prevalecido anteriormente. Por lo tanto, la presente fauna forestal tiene doble origen, en parte es descendiente de la fauna endémica y en parte de las especies de la estepa que se adaptaron a la vida en el bosque; asimismo, la actual fauna de la sabana es de un origen similar a lo que se explicó. El aislamiento en tiempos pasados ​​ha dado lugar a la presencia de subespecies estrechamente relacionadas en regiones ampliamente separadas. En África, donde se originaron los humanos, se muestra mucho menos evidencia en la pérdida de la extinción de megafauna durante el periodo Pleistoceno, tal vez porque la coevolución de animales de gran tamaño que se dio junto a los primeros seres humanos, proporcionó el tiempo suficiente para que pudieran desarrollar defensas eficaces. La situación en el trópico libró también de las glaciaciones del Pleisticeno, por lo que el clima no cambió mucho